viernes, 22 de abril de 2011

DE LA RAZA Y EL RACISMO, A LA ESPECIE HUMANA

El racismo es la creencia de que algunas razas son superiores a otras. En antropología física o antropología clásica, el término raza aplicado a la especie humana, se ha empleado históricamente en la diferenciación de los seres humanos por sus características físicas. Este intento de clasificación ha ido evolucionando según la época, la cultura, el contexto y los prejucios de cada sociedad y en cada época. Sin embargo, a partir de los años 1950 y 1960 el término ha ido cayendo en desuso con el advenimiento de la genética humana y de las nuevas corrientes antropológicas. Se utiliza todavia en contextos coloquiales, pero en el lenguaje científico está cada vez más desaconsejado.

En 1967, en París, se celebró la IV Declaración sobre la raza y los prejucios raciales de la UNESCO. Reunió a una serie de antropólogos, zoólogos, médicos, anatomistas que enfatizaban los tres puntos siguientes en torno a su rechazo al racismo:

- Todos los hombres que viven hoy día pertenecen a la misma especie y descienden del mismo tronco.
- La división de la especie humana en razas es en parte convencional y en parte arbritaria, y no implica ninguna jerarquía en absoluto.
- El conocimiento biológico actual no nos permite imputar los logros culturales a las diferencias en el potencial genético, sino que sólo deberían atribuirse a la historía cultural de los diferentes pueblos.

Las diferencias entre grupos se debe, no a la raza a la que pertenecen, ni a su genética, sino a la historia, circunstancias, modo de vida, a que algunos grupos se ven sometidos, como la pobreza, falta de acceso a la cultura, discriminación, etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario